La vitamina D y el desarrollo infantil

La vitamina D es una vitamina con efectos beneficiosos para toda la población, pero ¿qué efectos produce la vitamina D en niños.

La vitamina D: ¿ qué efectos beneficiosos produce en los niños?

La vitamina D es una vitamina liposoluble que juega un papel en distintas funciones del organismo, y concretamente, las funciones que realiza son las siguientes:

  • Contribuye a la absorción y utilización normal del calcio y el fósforo.
  • Contribuye al mantenimiento de los huesos y del sistema inmunitario en condiciones normales.

La vitamina D tiene efectos beneficiosos también en la infancia

Durante la infancia, los niños necesitan vitamina D para el desarrollo de los huesos, así como a lo largo de la vida. Jugar, caerse y enfrentarse a nuevos retos forma parte del crecimiento vital y depende de una estructura ósea en condiciones óptimas.

Descubre más cosas sobre la vitamina D

La vitamina D y la infancia: ¿qué cantidad diaria es necesaria?

Las autoridades sanitarias recomiendan un nivel mínimo de ingesta diaria (IA) de 15 microgramos de vitamina D para todos los niños de más de un año.

Descubre más cosas sobre los productos Möller’s para niños

Möller’s cuenta con varias buenas alternativas de productos para niños, para reciba complementar la ingesta diaria recomendada de Vitamina D. Además del aceite de hígado de bacalao Möller’s para todas las edades, hay otro producto pensado para niños: Möller’s Omega-3 Peces de Gominola. Este último consiste en pececitos de gominola con delicioso sabor a tutti fruti dulce. Estos productos Möller’s se pueden tomar sin ningún problema a partir de los 3 años de edad.

Fuentes de vitamina D

Además de los productos Möller’s, hay otras fuentes de vitamina D, como los alimentos y la luz solar. La vitamina D existe en distintas formas, siendo las más habituales la D2 y la D3. La vitamina D3 está presente en fuentes animales tales como el pescado graso, el hígado de pescado, los huevos, así como el aceite de hígado de bacalao. La vitamina D2 está presente en fuentes de origen no animal como las plantas, los hongos y las levaduras. El cuerpo también puede producir vitamina D él mismo en forma de D3 tras exponer la piel a la luz directa del sol.