Aceite de hígado de bacalao y vitamina D para los niños

El Aceite de Hígado de Bacalao es una de las fuentes de vitamina D durante la infancia y después de ella

Una de las formas para que los padres sigan las recomendaciones sanitarias del gobierno sobre la vitamina D es seguir una dieta variada y equilibrada. Sin embargo, una forma sencilla, es complementar esta diera variada y equilibrada de sus bebés e hijos con aceite de hígado de bacalao (AHB).

Los niños en edad de crecimiento, sobre todo los que no llevan una dieta variada y equilibrada, a veces no reciben suficiente vitamina A, C y D. Por ese motivo, las autoridades sanitarias recomiendan que los niños desde los seis meses hasta los cinco años complementen su dieta con complementos alimenticios con vitaminas A, C y D.

Las autoridades sanitarias recomienda también que los bebés en período de lactancia reciban un complemento alimenticio diario de vitamina D, independientemente de si la madre está tomando uno o no.

Sin embargo, los bebés a los que se les da más de medio libro de fórmula infantil al día no deberían recibir complementos alimenticios vitamínicos porque la fórmula ya contiene vitamina D y otros nutrientes esenciales.

Las ventajas del AHB frente las gotas de vitamina D

El aceite de hígado de bacalao presenta una ventaja frente a las gotas de vitamina D para bebés y niños porque, además de la vitamina D, contiene también el beneficioso DHA, un ácido graso omega-3 que fomenta la salud del cerebro y la vista del feto, entre otros muchos beneficios (la ingesta materna de DHA contribuye al desarrollo normal de los ojos y del cerebro del feto y del lactante alimentado con leche materna1)

Otro aspecto positivo adicional del aceite de hígado de bacalao es que también contiene vitamina A. Esta vitamina, además de ayudar a mantener una vista normal, contribuye también al mantenimiento de una piel normal.

1En mujeres embarazadas o en período de lactancia, el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 200 mg de DHA además de la ingesta diaria recomendada de ácidos grasos omega-3 para los adultos, esto es, 250 mg de DHA y de EPA.

Lee también: https://www.mollers.com/es/estas-embarazada-pero-dudas-sobre-que-complementos-tomar/

¿Qué cantidad de aceite de hígado de bacalao hay que darle a un bebé?

En Noruega, donde se produce el aceite de hígado de bacalao Möller’s (y donde se les lleva administrando a los bebés a partir de los 6 meses y a los niños durante miles de años), los médicos aconsejan a los padres dar a sus bebés ½ cucharadita estándar de 5 ml al día, y aumentar progresivamente esta cantidad hasta una cucharadita estándar entera de 5 ml. Esto complementa las cantidades diarias de vitamina D, que es de 7 microgramos al día. El Sistema Nacional de Salud (SNS) aconseja no usar nunca una cucharilla doméstica para administrar medicación líquida, ya que puede variar de tamaño.

Lee también: https://www.mollers.com/es/por-que-es-el-omega-3-beneficioso-para-las-madres-lactantes-y-sus-bebes/

La vitamina D es muy importante para los niños porque están en una fase muy activa de su crecimiento y desarrollo y la vitamina D contribuye:

–           Al mantenimiento de los dientes en condiciones normales.

–           Al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

–           Al funcionamiento normal de los músculos.

–           A la absorción y utilización normal del calcio y el fósforo.

LEE TAMBIÉN: https://www.mollers.com/es/pescado-omega-3-y-otros-alimentos-en-embarazo-mitos-y-hechos/

Si acostumbras a tus hijos a tomar aceite de hígado de bacalao desde que son pequeños, estarás sentando unas buenas bases que complementaran su aporte diario de vitamina D y ácidos grasos omega-3 más tarde durante la infancia y en la edad adulta.

Pero ten cuidado y no les des a tus hijos demasiadas vitaminas. Algunos complementos alimenticios que se venden sin receta contienen otras vitaminas o ingredientes, así que asegúrate de no darle a tu hijo dos complementos que contengan las mismas vitaminas a la vez (por ejemplo, no les des aceite de hígado de bacalao y gotas de vitamina D, ya que el primero también contiene las vitaminas A y D). Un complemento solo basta.

Fuente: Sistema Nacional de Salud (SNS)