El corazón

Los complementos alimenticios con omega- son buenos para el corazón y la presión arterial

La complementación con complementos alimenticios con omega-3 (EPA y DHA) puede ser necesaria para obtener los beneficios a nivel del corazón y la presión arterial.

Declaración aprobada por la EFSA:

  • Los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA contribuyen al funcionamiento normal del corazón. El efecto beneficioso se consigue con una ingesta diaria de 250 mg de EPA y DHA.
  • Los ácidos grasos omega-3 DHA y EPA contribuyen al mantenimiento de una presión arterial normal y este efecto beneficioso se consigue con una ingesta diaria de 3 g de EPA y DHA. No se debe superar la ingesta diaria complementaria de 5 g de DHA y EPA combinados. No debe usarse en complementos alimenticios destinados a niños.
  • El DHA y el EPA contribuyen al mantenimiento de unos niveles normales de triglicéridos en sangre y este efecto beneficioso se consigue con una ingesta diaria de 2 g de EPA y DHA. No se debe superar la ingesta diaria complementaria de 5 g de DHA y EPA combinados. No debe usarse en complementos alimenticios destinados a niños.

 

Antecedentes de la declaración de la EFSA:

Más de 4000 estudios demuestran las ventajas del EPA y el DHA en la salud del corazón humano.  Asimismo, los ácidos grasos omega-3 ayudan a tener unos vasos sanguíneos saludables.

Los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA, que forman parte de una dieta y un estilo de vida saludables, ayudan al corazón de muy diversas maneras.

Muchas personas tienen déficit de Omega-3 porque no comen suficiente pescado o su piel no recibe la cantidad suficiente de sol, es importante complementarlo para asegurar una ingesta adecuada.

Según los resultados de un estudio realizado en la Facultad de Medicina de Harvard, las personas con una ingesta de pescado baja, probablemente reducirían su riesgo cardiovascular si complementaran su dieta con ácidos grasos Omega-3 y Vitamina D.

El conocido como Estudio Vital (Vital Sutdy), está investigando si los complementos dietéticos de Vitmina D o los ácidos grasos Omega-3 reducen el riesgo cardiovascular en personas sin historial previo de estas enfermedades.

Asimismo, el estudio demuestra que las personas con un alto consumo de pescado no parecen beneficiarse de la toma de complementos alimenticios con omega-3, quizás porque una dieta variada y equilibrada ya aporta las cantidades adecuadas de omega-3 con el consumo de pescado (tal y como se indica en la siguiente figura).

El estudio que también estudia el riego de cáncer invasivo, incluye a 25,871 personas, a las que se les dio una dosis diaria de 1g de omega-3 (840 mg EPA + DPA y 50 µg vitamina D).

Los parámetros primarios del estudio de riego cardiovascular son los problemas cardiovasculares graves  (una combinación de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o muerte por causas cardiovasculares). El estudio es ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo con un diseño factorial de dos por dos.

Hallazgos primarios de riesgo cardiovascular

Los principales hallazgos cardiovasculares del estudio son que la suplementación con vitamina D y ácidos grasos omega-3 no se asoció con un riesgo cardiovascular más bajo que con placebo. Sin embargo, para aquellos recibiendo un complemento de Omega-3, que consumían poco pescado – menos de 1,5 raciones / semana (100g) se detectó una reducción del 19% en el riesgo de eventos cardiovasculares importantes.

Hallazgos secundarios de riesgo cardiovascular

Los hallazgos de riesgo cardiovascular secundarios del estudio son que los participantes con complemento de Omega-3, que consumían poco pescado – menos de 1,5 raciones / semana – experimentaron:

  • 28% menos de riesgo de infarto de miocardio (IM)
  • 50% menos de riesgo de muerte por infarto de miocardio
  • 22% menos de riesgo de angioplastia
  • 17% menos de riesgo de enfermedad coronaria

Referencia: JoAnn Manson, MD, Study Director, www.vitalstudy.org/findings.html/ J.E. Manson et al NEJM 2018, Nov 10, DOI: 10.1056/NEJMoa1811403

¡Omega-3 con beneficios documentados!

Está bien documentado que los omega-3 del hígado de bacalao o los aceites de pescado son buenos para el corazón, el cerebro y la visión de las personas sanas. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha revisado minuciosamente todas las investigaciones sobre los beneficios de los omega-3 y ha aprobado declaraciones de propiedades saludables para el corazón, el cerebro y la vista.