Omega-3 en bebés

¿Por qué es el Omega-3 beneficioso para las madres lactantes y sus bebés?

¿Sabías que los complementos alimenticios a base de ácidos grasos Omega-3 pueden tener efectos beneficiosos en el desarrollo del cerebro y la vista de tu bebé durante la lactancia?

Como mamá recién estrenada, el pensamiento de tener la responsabilidad de la vida de una personita puede resultar aterrador. Es completamente normal preocuparse por cometer errores o hacer algo mal.

¿Por qué llora la bebé tanto? ¿Cómo consigo dormirla? ¿Se está desarrollando como debe? Todos los padres se hacen estas preguntas. Recuerda que, al final, todo se va solucionando y tu bebé crecerá de forma saludable.

Por fortuna, la mayoría de la gente no se tiene que preocupar sobre lo que dar de comer a su bebé. La naturaleza ya te ha dado el mejor alimento para tu recién nacido: la leche materna.

El contenido nutricional de la leche materna se ve influido por lo que comes. Por eso es importante asegurarte de comer todo lo que necesitas cuando estés dando el pecho a tu bebé, siguiendo una dieta variada y equilibrada, y un estilo de vida saludable.

Tu dieta debería ser equilibrada para proporcionar energía para que produzcas leche y debería contener los nutrientes que tu bebé y tú necesitáis durante el período de lactancia. El consejo alimenticio para una madre que esté dando el pecho es prácticamente el mismo que para el resto de la población, con algunas excepciones.

Un nutriente al que deberías prestar una atención especial durante la lactancia es el Omega-3, que contiene el ácido graso DHA (ácido docosahexaenoico). La ingesta materna de DHA contribuye el desarrollo normal de ojos y del cerebro del feto y del lactante alimentado con leche materna1. El cerebro y los ojos experimentan un desarrollo tremendo durante el primer año de vida de un bebé y es fundamental que tu bebé tenga la cantidad suficiente de este ácido graso.

1En mujeres embarazadas o en período de lactancia, el efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 200 mg de DHA además de la ingesta diaria recomendada de ácidos grasos Omega-3 para los adultos, esto es, 250 mg de DHA y de EPA.

La mejor fuente de ácidos grasos Omega-3 es el pescado graso, pero ingerir el suficiente pescado mediante la dieta es todo un reto.

Las cápsulas Möller’s contienen aceite de pescado de anchoas y sardinas que se ha concentrado y, por lo tanto, contienen más Omega-3 del que suelen contener de forma natural si no se concentran.

Convertirse en padre o madre es como un milagro, pero también es el punto de partida de un nuevo mundo lleno de preocupaciones. Ayuda saber que el 99 % de las cosas por las que te preocupes nunca pasan. Lo importante es tener sentido común y darle a tu hijo un montón de amor.