Preguntas y respuestas frecuentes

El regusto a pescado es un problema habitual. Si deseas evitar el reflujo o el regusto a pescado, te recomendamos que pruebes nuestras cápsulas Möller’s Forte Omega-3 sin sabor a pescado. Las cápsulas resisten el ácido gástrico y no se disuelven hasta que pasan al intestino grueso. Esto garantiza que no tendrás molestias por reflujo ni regusto a pescado. El producto tiene un contenido muy alto en ácidos grasos Omega-3 EPA y DHA, y garantiza el aporte de 1 gramo de ácidos grasos omega-3 con la administración de 2 cápsulas.

No. Esto es una regla memo-técnica para recordar que los requerimientos de Vitamina D son mayores durante los meses de invierno. Pero Möller’s (dobbel, aceite y gominolas), contiene también otros nutrientes que son importantes para nuestra salud en cualquier momento del año.  De hecho, durante el verano las formulaciones de Möller’s (excepto Forte) son ideales para evitar los resfriados de verano y te ayudarán a lucir una piel saludable.

Aplica un poco de líquido de lavavajillas justo sobre la mancha y deja actuar durante unos 30 minutos. Enjuaga bien la ropa y lávala como siempre. Es importante una vez lavado, colgar la ropa y dejar que se seque por completo.

El aceite de hígado de bacalao Möller’s es un producto natural puro, sin ningún tipo de conservantes. Una vez abierta la botella, se puede conservar durante un máximo de tres meses en la nevera.

Como regla general, es lo que cabe en una cuchara de postre.

Hay una gran diferencia de calidad entre muchos de los productos con ácidos grasos Omega-3 en el mercado, al contrario de lo que mucha gente piensa. Para ayudarte a distinguir los buenos productos de los malos, hemos elaborado un nuevo estándar para la certificación de cápsulas de aceite de pescado (DNV). Encontrarás más información en el apartado «Omega-3» .

Sí. Actualmente, los ácidos grasos DHA y EPA, que son los ingredientes principales de los productos Möller’s, están entre los nutrientes mejor documentados del mundo. Hay más de 20 estudios clínicos realizados con productos Möller’s que prueban su efectividad en diferentes órganos y funciones corporales.

Tenemos un requisito autoimpuesto para el grado de oxidación del aceite de pescado utilizado en nuestros productos, que es significativamente más estricto que el estándar actual. Además, tenemos un requisito auto impuesto para el grado de cambio de color por oxidación, que es significativamente más estricto que los requisitos noruegos y los requisitos de la UE.

Las cápsulas de aceite de pescado consisten en aceite puro de músculo de pescado, y las de bacalao se componen de grasa pura de aceite de hígado de bacalao. La alergia al pescado se debe a la reacción a una proteína (alérgeno) presente en el músculo del pez. Los métodos analíticos actuales no han podido detectar residuos de proteína en el aceite de pescado/aceite de hígado de bacalao y consideramos que es improbable que el producto provoque una reacción alérgica. Si es hiperalérgico al pescado, hable con su médico y, si es posible, pruebe el producto en su presencia.

Ninguno de nuestros productos contiene gluten ni soja.

Y

Sí, podemos garantizar que todos nuestros productos son estériles y de la mejor calidad. Nuestros productos son completamente seguros para niños y adultos. Tomamos todas las precauciones necesarias para impedir que las sustancias no deseadas que se pueden encontrar en el pescado pasen a nuestros productos. Todo el aceite que utilizamos se limpia a fondo en varios pasos y se controla hasta ocho veces a lo largo de todo el proceso. De hecho, los requisitos de Möller’s en cuanto a la pureza del producto son mucho más estrictos que los de las autoridades sanitarias. Al utilizar materias primas de zonas marítimas limpias, como el bacalao de Lofoten, también evitamos la presencia de sustancias no deseadas.

Algunas de nuestras cápsulas están hechas de gelatina bovina y otras de gelatina porcina.

Es difícil decidir a qué edad un niño está preparado para empezar a tomar cápsulas. Esto varía de un niño a otro y depende del tamaño de la cápsula. En general, no recomendamos las cápsulas en niños menores de 12 años, debido al peligro de no poder tragar adecuadamente la cápsula.

Para este grupo en particular, es especialmente importante complementar la alimentación con los ácidos grasos Omega-3 y vitamina D que proporciona el aceite de hígado de bacalao y el resto de productos Möller’s. Las autoridades sanitarias recomiendan el aceite de hígado de bacalao en mujeres embarazadas para garantizar un aporte adecuado de vitamina D y ácidos grasos Omega-3. La vitamina D es necesaria para la absorción del calcio, que favorece el desarrollo óptimo del esqueleto del embrión. El Aceite de hígado de bacalao Möller’s también es rico en el ácido graso Omega-3 DHA, que es importante para desarrollar las funciones del cerebro y la visión de los fetos y bebés lactantes.

No hay una regla definida sobre tomar los productos Möller’s con alimentos, ya que esto varía de una persona a otra. Por otra parte, ello facilita su administración. Sin embargo, muchas personas creen que lo mejor es tomar los productos con el almuerzo o la cena, en lugar de hacerlo con el estómago vacío.

Si, algunos de los productos Möller’s se pueden combinar entre sí. Pero tener cuidado de no combinar dos productos Möller’s si ambos contienen Vitamina D y A. Si tienes dudas sobre la composición de los productos, consulta nuestra sección sobre «Nuestros Productos».

La principal diferencia entre el aceite de hígado de bacalao y las cápsulas de Omega-3 es que el aceite está elaborado con aceite de hígado de bacalao, el aceite con el que se elaboran las cápsulas es de pescado de aguas frías, como anchoas y sardinas.  Otra diferencia es que las vitaminas A y D se encuentran presentes de forma natural en el aceite de hígado de bacalao; mientras que deben ser añadidas en el aceite de las cápsulas. Los ingredientes activos, Omega-3 DHA y EPA se encuentran en ambos productos, aceite de hígado de bacalao y cápsulas, y es lo más importante.

Tome siempre la dosis diaria recomendada que figura en el envase del producto, a menos que su médico le indique lo contrario, especialmente en el caso de las vitaminas A, D y E liposolubles. Tenga cuidado en no excederse demasiado de la dosis. Si accidentalmente toma una dosis mayor que la recomendada, no suelen aparecer reacciones adversas. Estas solo se producen tras una sobredosis continuada a largo plazo.